Tecnología en la nube en el mundo de la salud: una revolución científica gracias al coronavirus

La transformación en el uso de datos en la nube sobre pacientes que se produjo gracias al COVID-19 ha significado un cambio tan impactante como el teletrabajo.

En la actualidad, se reconoce cada vez más el potencial de las tecnologías en la nube, que proporcionan almacenamiento de datos y recursos informáticos administrados por proveedores de servicios externos, para ayudar a mejorar la seguridad, la calidad y la eficiencia de la atención médica. Sin embargo, la adopción de la tecnología en la nube ha sido variable en las organizaciones de atención médica, obstaculizada por la preocupación de que la tecnología no sea coherente con los métodos existentes de garantía de calidad y gobierno de la privacidad, la integridad de los datos y la confiabilidad del servicio.


El convincente propósito compartido y las necesidades de información en el contexto de la pandemia de COVID-19 han proporcionado un poderoso incentivo para adoptar y beneficiarse de la rápida ampliación de las soluciones basadas en la nube. Ahora que los implementadores han establecido este impulso, es importante tener en cuenta los compromisos y riesgos asociados con estas soluciones y su implementación con rapidez.


En un documento de reciente publicación, especialistas del Usher Institute de la Universidad de Edimburgo relevan una descripción de cómo los entornos de atención médica han utilizado las tecnologías en la nube para permitir la implementación rápida de aplicaciones en organizaciones individuales y la integración de análisis de datos en todas las organizaciones durante la pandemia de COVID-19. También enumeran las posibles consecuencias no deseadas que surgen de la escala y la velocidad con la que se han implementado las tecnologías en la nube. Estos incluyen consideraciones de privacidad y gobernanza de datos, bloqueo de estructuras de datos, silos de datos e implicaciones no deseadas para las prácticas laborales y el funcionamiento organizacional.


Digitalizados con cautela


Las organizaciones de proveedores individuales se han basado en tecnologías en la nube para implementar funcionalidades discretas relacionadas con COVID-19 para procesos organizativos y clínicos que incluyen monitoreo, diagnóstico, pruebas, triagge y consultas. Algunas aplicaciones facilitan el monitoreo en tiempo real de pacientes en entornos de alto riesgo para COVID-19 mediante la generación de descripciones generales de datos de varias fuentes, algunas permiten interacciones entre el personal de atención médica y los pacientes a distancia, y otras permiten el desarrollo de paneles de gestión operativa. facilitar la planificación de la fuerza laboral, los recursos y la atención.


Un beneficio clave de los servicios basados en la nube para organizaciones y especialidades individuales es que permiten una rápida implementación y ampliación en una variedad de configuraciones, ya que no requieren que la organización compre hardware adicional (como servidores necesarios para soluciones locales) y se pueden implementar de forma remota (siempre que exista la infraestructura adecuada).


Por ejemplo, Huawei Technologies informa que desplegaron una solución de diagnóstico de neumonía en un hospital de Ecuador en tan solo 14 hs. y el Departamento de Salud del Estado de Oklahoma hizo algo similar para el personal médico, diseñada para dar seguimiento a las personas con síntomas reportados de COVID-19, en 48 hs.

Sin embargo, implementaciones tan rápidas, aunque abordan desafíos inmediatos, podrían tener consecuencias no deseadas para las prácticas laborales de los profesionales de la salud existentes y la seguridad del paciente, particularmente cuando se implementan nuevas funcionalidades en múltiples contextos a gran escala. Por el contrario, las soluciones locales permiten realizar pruebas piloto y adaptarse a los requisitos contextuales, ya que permiten un mayor grado de control organizacional. Esto es importante, ya que el trabajo existente con registros de salud electrónicos locales ha identificado la necesidad de adaptarse a los desafíos rápidamente cambiantes asociados con COVID-19.


“Las organizaciones de atención médica deben considerar priorizar las soluciones en la nube de bajo riesgo que consisten en complementos a la funcionalidad existente (por ejemplo, una aplicación o un módulo en una plataforma existente basada en la nube para permitir un acceso compartido rápido), ya que es más probable que permitan mejor integración con las prácticas existentes que las aplicaciones complejas que conectan departamentos y organizaciones”, explicó Kathrin Cresswell, especialista a cargo del documento.


El intercambio de datos entre organizaciones en la atención médica es difícil, particularmente cuando los datos se almacenan en servidores locales, ya que estos pueden convertirse en silos de datos. COVID-19 ha introducido necesidades informativas comunes y urgentes en torno a la incidencia, los pacientes de alto riesgo y la actividad de prueba. Los entornos de atención médica ahora utilizan cada vez más tecnologías en la nube para compartir información relacionada con COVID-19 y proporcionar inteligencia a través de análisis de datos integrados en tiempo real de varias fuentes en todas las organizaciones. “Las nuevas aplicaciones van desde paneles que conectan registros médicos electrónicos basados en la nube para identificar tendencias en pacientes de alto riesgo y actividad de prueba, hasta el establecimiento de centros de datos que facilitan la agregación y el análisis de información casi en tiempo real para aportar en decisiones sobre recursos y atención clínica asociados con COVID-19 en todos los grupos de hospitales -señala Cressmweel-. También hay muchos ejemplos de portales COVID-19 que brindan una visión general de las tendencias nacionales e internacionales, alojados en servicios en la nube, que actualmente se encuentran en desarrollo”.


Este grado de intercambio de información a gran escala simplemente no es posible con los sistemas locales, donde se necesitarían instalar motores de integración adicionales, pero solo permitirían un intercambio de información relativamente pequeño entre organizaciones a través de mensajes estandarizados.


Las tecnologías en la nube parecen ofrecer un camino a seguir aquí. Sin embargo, ahora existe la necesidad de alinear los propósitos de las tecnologías de nube existentes, ya que existe el riesgo de superposición entre las nubes de diferentes proveedores de servicios. También existe el riesgo de silos de datos en nubes individuales y problemas asociados que rodean la propiedad de los datos y el bloqueo de las estructuras de datos (por ejemplo, identificadores de pacientes o ubicación, clasificaciones de enfermedades). Los esfuerzos de colaboración que alinean las actividades de los proveedores de la nube podrían reducir este riesgo, pero esta colaboración debe equilibrarse cuidadosamente con las consideraciones de seguridad de la información (que se agravan a mayor escala a medida que los datos trascienden los límites de la organización). Por ejemplo, la gente ha advertido que el establecimiento de grandes nubes a gran velocidad podría aumentar los riesgos de la llamada ciberpandémica, lo que podría generar riesgos y costos adicionales imprevistos.


“La implementación a menudo acelerada de las aplicaciones en la nube para COVID-19 también podría haber comprometido una negociación adecuada en torno a la armonización de las estructuras de datos y la gobernanza desde el principio, lo que llevó a posibles problemas relacionados con la integración de datos”, aporta la investigadora. Por lo tanto, existen claros beneficios de las tecnologías basadas en la nube en comparación con las soluciones locales, particularmente en términos de implementación ágil y ampliación de servicios donde la demanda es desconocida (como con COVID-19) e integración de datos entre organizaciones. Sin embargo, queda por ver si estos beneficios se mantienen.


Escrito y publicado por: Infobae

16 de febrero de 2021

Enlace original: https://www.infobae.com/america/tendencias-america/2021/02/16/tecnologia-en-la-nube-en-el-mundo-de-la-salud-una-revolucion-cientifica-gracias-al-coronavirus/?fbclid=IwAR2QNzAOgxzHiTPPqr3qA_zJAfgJsZtJYsF5XuXFWxYHE6J8kyuHykDVhZ8

10 vistas0 comentarios