¿Qué sigue para la telesalud?

A medida que disminuyen los casos de COVID-19, el mundo está marcando gradualmente el comienzo de una nueva normalidad, con muchos países relajando las regulaciones sobre distanciamiento social, límites de capacidad de los lugares, vida cultural, enmascaramiento y más.

Pero el amanecer de un mundo post-COVID no significará el ocaso de todos los fenómenos de la era pandémica. El trabajo remoto e híbrido, por ejemplo, no va a ninguna parte. Tampoco lo es la telesalud, que rápidamente pasó de ser un servicio agradable a uno absolutamente esencial con el brote del coronavirus.


Los médicos encontraron de manera abrumadora el cambio a la atención virtual beneficioso para la eficiencia operativa, la gestión de enfermedades y el acceso de los pacientes a la atención. Eso no quiere decir que la transición se haya realizado sin contratiempos.


Como resultado de los protocolos de distanciamiento social y el rápido cambio de la atención médica a lo digital, muchos pacientes perdieron el acceso a las estructuras de apoyo cara a cara que ayudaron a guiarlos a través de los desafíos de salud física y mental. Ahora, a medida que las plataformas digitales y de telesalud consolidan su papel en el futuro posterior a la pandemia, es imperativo que el ecosistema de salud digital encuentre formas de mejorar esas redes de apoyo.


Por qué son importantes los sistemas de apoyo


Entre las promesas más emocionantes de la innovación en salud digital se encuentra su poder para mejorar nuestro bienestar físico y emocional en general. Desde aplicaciones de mindfulness y fitness hasta servicios de monitorización remota de pacientes, millones de personas están aprovechando las herramientas digitales como parte de un enfoque holístico de la salud, centrado no solo en la atención episódica, sino también en la rutina diaria.


Los grupos de apoyo, para aquellos que enfrentan enfermedades físicas graves, dolor, adicción, problemas de salud mental y más, son anteriores a la revolución de la salud digital. Ya sea que atiendan a pacientes y cuidadores que enfrentan desafíos de salud física o para aquellos que enfrentan enfermedades mentales, son altamente efectivos para el bienestar de los participantes. Las redes de apoyo brindan a los pacientes, sus familias y sus cuidadores una salida para compartir sus luchas, apoyarse y aprender unos de otros, y encontrar formas de navegar por la amplia gama de problemas físicos, mentales y emocionales que puede traer un desafío de salud grave.


¿Qué sucede cuando los pacientes están aislados y carecen de estas estructuras? A menudo recurren a Google para que les ayude a comprender sus problemas de salud, dejándolos vulnerables a consejos falsos o mal informados.


Si bien el fin de la pandemia significará que muchos de estos grupos volverán a reunirse en persona, ahora es el momento de pensar en cómo los programas de apoyo y participación de los pacientes se pueden traducir al ámbito digital. A diferencia de las reuniones puramente en persona, la creación de versiones digitales de estos grupos eliminaría los obstáculos que existían antes de la pandemia y continuará mucho más allá. La distancia, las dificultades económicas, las dudas para asistir en persona, las responsabilidades familiares o profesionales son solo algunas de las numerosas razones que pueden resultar en la exclusión involuntaria de aquellos que se beneficiarán más de una estructura de apoyo sólida.


De la telesalud al telebienestar


Millones de personas ya están intentando hacer frente a sus problemas de salud en el espacio digital. La confianza incontrolada en “Dr. Google ”apunta a algo que el ecosistema sanitario no puede permitirse ignorar. Las personas buscan recursos de apoyo que se ajusten a sus horarios diarios, no solo para sobrellevar una enfermedad individual, sino para prosperar.


Para que las plataformas de salud digital lo hagan posible, deben operar de acuerdo con algunos principios rectores clave.


Precisión

Los pacientes deben ver las reuniones de sus grupos de apoyo como eventos esenciales que contribuyen a su salud y bienestar en general, y los proveedores tienen la responsabilidad de asegurarse de que sus programas virtuales cumplan con este umbral.


Los programas de apoyo virtual deben ser organizados y dirigidos por profesionales médicos acreditados para garantizar que los pacientes reciban una orientación precisa y basada en la evidencia enraizada en un conocimiento profundo de la ciencia, la psicología y las mejores prácticas relevantes.


Interactividad


No es suficiente simplemente transmitir información a los pacientes, sin importar qué tan bien fundamentada esté en la literatura de investigación. Los programas de soporte digital se tratan de, bueno, soporte, y eso significa que es fundamental involucrar a los participantes de manera interactiva, accesible y, sí, entretenida.


Las sesiones de preguntas y respuestas en vivo y sincrónicas, los cuestionarios interactivos y las discusiones grupales guiadas pueden proporcionar el elemento vital de interactividad necesario para que todos los participantes hagan oír su voz. Si bien los mensajes de video seguros asíncronos accesibles solo dentro del grupo pueden proporcionar el tipo de apoyo comunitario "siempre disponible" que a menudo falta justo cuando más se necesita en momentos de presión y angustia.


Accesibilidad y asequibilidad


En el mejor de los casos, la salud digital elimina las barreras de acceso, en lugar de erigir otras nuevas. La telesalud, por ejemplo, ha proporcionado a muchos pacientes de áreas remotas y desatendidas conexiones más confiables y convenientes a la atención clínica. Pero la accesibilidad no debería ser solo un efecto secundario bienvenido de la salud digital. Debe ser una prioridad al frente y al centro.


Uno de cada cuatro estadounidenses informa que se salta las citas médicas por motivos económicos. Pero la asequibilidad es solo uno de los pilares de la accesibilidad y la inclusión. Hacer que las reuniones de apoyo virtual estén disponibles bajo demanda puede ampliar el círculo de participantes y permitir que los pacientes accedan a las reuniones (o revisen contenido atractivo y atractivo) cuando sea ideal para ellos, independientemente de su trabajo y horarios diarios y sin depender de cuándo su médico esté disponible. para atender la llamada.


Proporcionar programas efectivos y accesibles para los cuidadores también es primordial, ya que su bienestar puede verse seriamente comprometido sin fuentes confiables de apoyo.


Mejores resultados para todos


La industria de la salud se encuentra en medio de un cambio de paradigma, uno que ha sido significativamente acelerado por la pandemia de COVID-19. Y aunque muchos pacientes solo se familiarizaron con las herramientas de telesalud y salud digital cuando necesitaban atención episódica, la salud digital tiene el potencial de proporcionar valor comunitario y emocional mucho más allá de tales casos de uso.


Al crear comunidades en línea diseñadas para reforzar el bienestar de los pacientes, sus familias y sus cuidadores, los proveedores pueden forjar un nuevo sistema de atención médica que esté realmente disponible para quienes más lo necesitan.


Escrito y publicado por: Zohar Badin | Entrepreneur

18 de noviembre de 2021

Enlace original: https://www.entrepreneur.com/article/383767

15 visualizaciones0 comentarios