La telemedicina habría llegado para quedarse

Actualizado: 24 dic 2021

Antes de la pandemia del COVID-19, la ejecutiva médica Lyndi Church y sus colegas de Caring Hands Healthcare Centers, en el sureste de Oklahoma, estaban intrigados por la telesalud, pero temían que fuera inviable en su rincón rural del estado.

Muchos residentes de la zona carecían de banda ancha fiable o no tenían los dispositivos o los conocimientos tecnológicos necesarios para utilizar los servicios de telesalud. Church, directora de operaciones de Caring Hands, preveía una importante resistencia. “No estábamos seguros de cómo se lo tomarían nuestros pacientes”, dijo.

Entonces llegó la pandemia y todo cambió.


Al principio, Caring Hands dejó de atender a los pacientes en sus instalaciones. Los trabajadores de la salud atendían a algunos pacientes en los estacionamientos de los centros, pero aparte de eso, dijo Church, toda la atención médica se realizaba de forma virtual. Para su sorpresa, a pesar de que el servicio de telefonía móvil y de banda ancha era ocasionalmente irregular, los pacientes adoptaron la telesalud.

“La mayoría de nuestros pacientes agradecieron enormemente el servicio, sobre todo cuando tenían tanto miedo de acudir a una consulta”, dijo.


El uso de los servicios de salud a distancia se disparó durante la pandemia, abriendo los ojos de muchos proveedores de servicios médicos y pacientes a la comodidad, la eficacia y el relativo bajo costo de la telesalud. Pero su futuro depende en gran medida de que los legisladores estatales amplíen las medidas de emergencia que hicieron de la telesalud una alternativa viable para los pacientes y los proveedores que desconfían del contacto en persona. Los cambios más importantes que hicieron la mayoría de los estados fueron ampliar la cobertura de Medicaid a distintos tipos de citas virtuales y promulgar requisitos de cobertura de la telesalud para las aseguradoras privadas.


Mei Wa Kwong, director ejecutivo del Center for Connected Health Policy, una organización no partidista ampliamente considerada como una autoridad en telesalud, estima que el número de consultas por telesalud aumentó hasta un 40 por ciento durante la primavera y el verano de 2020 y sigue siendo un 30 por ciento más alto que antes de la pandemia. Según una encuesta realizada por la National Association of Community Health Centers, el porcentaje de centros de salud que utilizan la telesalud pasó del 43 por ciento antes de la pandemia al 98 por ciento durante los primeros meses de la crisis.


“Las políticas temporales de telesalud ayudaron a que muchas personas recibieran atención que de otro modo no habrían recibido o habrían pospuesto hasta que se convirtiera en un problema más grave”, escribió Kwong en un correo electrónico a Stateline. “Que ese acceso sea eliminado por un cambio de política podría tener impactos significativos y adversos en muchos”.


Muchos estados ya han ampliado las medidas temporales de telesalud que iban a expirar con el levantamiento de las emergencias de salud pública, y otros estados están considerando hacer lo mismo. Kwong calcula que hay más de mil proyectos de ley de telesalud pendientes en las legislaturas estatales, muchos de los cuales permitirían prestar más servicios de forma virtual u obligarían a las aseguradoras públicas o privadas a cubrirlos.


No ha surgido ninguna oposición organizada a la legislación, aunque no está claro hasta qué punto los proveedores querrán utilizar la telemedicina una vez que sus pacientes se sientan menos ansiosos por la exposición al coronavirus.


“Se trata de la administración del cambio, de enseñar a la gente a hacer las cosas de forma diferente en sus consultas”, dijo Mary Zelazny, directora general de Finger Lakes Community Health, en la zona rural del norte del estado de Nueva York, que utilizaba la telesalud antes de la pandemia, pero que la intensificó durante la crisis.

La telesalud, dijo, ha aumentado la eficiencia de sus centros de salud, ha ahorrado dinero y mejorado la atención.


‘No vamos a volver atrás’


Muchos de los proyectos de ley pendientes sobre telesalud están relacionados con Medicaid, el plan de salud conjunto del gobierno federal y los estados para los estadounidenses con bajos ingresos. Veintisiete estados ya aprovecharon la relajación de las normas federales para ampliar la cobertura de Medicaid de los servicios de telesalud, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales.


Por ejemplo, muchos estados, como Arkansas, Connecticut, Kentucky y Vermont, autorizaron de forma permanente la cobertura de Medicaid para las consultas médicas solo de audio, sin componente de video. Colorado, Kentucky y Mississippi promulgaron leyes para garantizar el reembolso de Medicaid tras la pandemia para los servicios de telesalud prestados por los centros de salud comunitarios. Y New Hampshire exigirá a partir de ahora que su programa de Medicaid pague a los proveedores la misma cantidad por las consultas telesanitarias y las presenciales.


Arkansas también aprobó una ley que amplía de forma permanente la cobertura de Medicaid a una serie de servicios de salud mental y consumo de sustancias que se prestan a través de la telesalud. El programa estatal de Medicaid cubre ahora la terapia a distancia proporcionada por psicólogos, trabajadores sociales clínicos y consejeros matrimoniales y familiares. También cubre la intervención en crisis, las evaluaciones de consumo de sustancias, la terapia grupal para los mayores de 18 años y las evaluaciones de diagnóstico de salud mental para los pacientes menores de 21 años. Ambas cámaras de la legislatura de Arkansas aprobaron las medidas la pasada primavera sin ningún voto en contra.


El doctor Lee Johnson, representante estatal republicano que patrocinó el proyecto de ley de Arkansas, dijo que durante la pandemia llegó a apreciar que los servicios de salud mental eran especialmente adecuados para la telesalud. Por lo general, no es necesario un examen físico o un análisis de laboratorio, y da mayor privacidad a los pacientes que pueden estar preocupados por el estigma de visitar a un proveedor de salud mental.

“Si estás en una comunidad pequeña, o incluso en comunidades más grandes, y tienes que ir al psicólogo o al psiquiatra, quizá te ponga nervioso que alguien te vea”, dijo Johnson, médico de urgencias. “Esto te da el anonimato de poder estar en casa y seguir accediendo a esos servicios”.


El Congreso despejó el camino a los estados al permitir que Medicaid y Medicare paguen a los proveedores por los servicios de telesalud prestados a los pacientes en sus hogares, al tiempo que levantó las restricciones limitadas sobre dónde podían ubicarse los proveedores. También amplió la cobertura a diferentes tipos de servicios y proveedores de telesalud y a las citas solo de audio, que antes estaban excluidas.

Aprovechando las nuevas normas, Colorado hizo que los servicios de telesalud prestados por fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, trabajadores de cuidados paliativos, proveedores de salud a domicilio y especialistas en salud conductual pediátrica fueran elegibles para el reembolso de Medicaid. El Estado también especificó que los servicios y terapias de las agencias de salud a domicilio, los cuidados paliativos y los servicios de salud mental pediátrica podían prestarse por teléfono. Sin embargo, todos los cambios están ligados a la actual emergencia de salud pública de Colorado, y no está claro si se extenderán más allá.


Medicare, el plan de salud pública para los estadounidenses de edad avanzada, también flexibilizó muchas de sus normas de reembolso por telesalud durante la pandemia. El gobierno de Biden anunció este verano que Medicare seguirá cubriendo los servicios virtuales de salud mental, pero que los Centros Federales de Medicare y Medicaid evaluarán otros servicios de telesalud antes de decidir si amplían la cobertura más allá de 2024.


Los proponentes de la telesalud, incluida la National Association of Community Health Services, están presionando al Congreso para que los cambios sean permanentes.

Más de dos docenas de estados también han hecho permanentes algunos requisitos de cobertura de telesalud para las aseguradoras privadas. Por ejemplo, una vez finalizada la pandemia, Arizona, Iowa, Massachusetts y New Hampshire exigirán a las aseguradoras privadas que cubran todos los servicios de telesalud y que reembolsen a los proveedores el mismo importe que los servicios presenciales. Al menos cuatro estados (Massachusetts, Dakota del Norte, Vermont y Washington) prorrogaron la exigencia de que las aseguradoras privadas reembolsen las consultas solo de audio, aunque no necesariamente de forma permanente.


Las leyes estatales sobre las aseguradoras privadas se aplican generalmente solo a las pólizas de seguro médico individuales o a las que no contribuye el empleador. Los planes financiados por el empleador están regulados por el gobierno federal.

Aunque los pacientes han adoptado las opciones de telesalud durante la pandemia, eso no es garantía de que sigan haciéndolo una vez que esta haya terminado. Kim Schwartz, directora general del Centro de Salud Comunitario de Roanoke Chowan, en una zona rural del este de Carolina del Norte, dijo que en el momento álgido de la pandemia, el 90 por ciento de las consultas de atención primaria se realizaban de forma virtual. Ahora, el 80 por ciento de sus pacientes acuden a las consultas en persona, aunque ello suponga largos desplazamientos.


“Culturalmente, la dinámica de la comodidad no tenía tanto valor como la relación en persona”, dijo. Schwartz señaló que la disponibilidad de la banda ancha y los conocimientos computacionales siguen siendo un obstáculo. No obstante, dijo que la telesalud debe formar parte del futuro de su centro por las ventajas que ofrece en términos de aprovechamiento de los limitados recursos de personal. El reto, dijo, es aumentar el nivel de comodidad de sus pacientes.


Las zonas rurales no son las únicas con barreras para un mayor uso de la telesalud. El doctor Sachin Shah, internista e investigador de la University of Chicago Medicine, estudió las disparidades raciales en el uso de la telesalud en el South Side de Chicago durante la pandemia. Muchos de sus pacientes afroamericanos viven en vecindarios urbanos que, al igual que en las zonas rurales, tienen dificultades para acceder a la banda ancha, los conocimientos computacionales y la disponibilidad de la tecnología.

“Eso deja atrás a un segmento enorme y muy vulnerable de nuestra población de pacientes”, dijo Shah. Muchos de sus pacientes afroamericanos de edad avanzada que no tienen teléfonos inteligentes, dijo, se beneficiaron de los cambios temporales que hicieron reembolsables las consultas telefónicas. Los responsables políticos, dijo, deben tener en cuenta las desigualdades a la hora de elaborar medidas de telesalud.


Pese a los obstáculos y de las circunstancias únicas de la pandemia que puso en primer plano a la telesalud, muchos profesionales de la salud insisten en que el servicio ha demostrado su valor para complementar la atención médica en persona.


“No fue el resultado de una gran planificación, sino que cayó en nuestras manos”, dijo Shah. “Pero es una gran oportunidad. No me gustaría vernos retroceder”.


Escrito y publicado por: Michael Ollove | Sunsentinel

Diciembre 3, 2021

Enlace original: https://www.sun-sentinel.com/espanol/sns-es-telemedicina-habria-llegado-para-quedarse-20211203-fwswlwagcffsnejjacwpynhpti-story.html?fbclid=IwAR0mikzuNb1pVEymgQRJvzvXAwyUHTldeFz8qEgb56Yz6FGaqs_z4ZOFf8A

16 visualizaciones0 comentarios